Huset: Cocina de Campo

Después de pasar un sábado vago en el sillón, el Domingo pasado queríamos salir a explorar, cambiar un poco de aire, mover los pies más que en la cinta del gimnasio, y qué mejor excusa para salir, que ir a descubrir uno de los lugares “trendy” del momento? Tras un largo desayuno con diarios y revista, investigación culinaria y una visita al gimnasio que nos deja libre de culpa para llenarnos de calorías, salimos en la Vespa rumbo a la Roma.

Casi en la esquina de una callecita tranquila de la colonia Roma Norte, se encuentra Huset, uno de los lugares “hot” del DF en este momento. Ibamos con intenciones de probar la carta de brunch, pero para nuestra sorpresa, 1pm termina el brunch, y cierran durante una hora para hacer la mise en place para el turno mediodia. Sistema raro, considerando que el brunch es justamente ese desayuno-almuerzo tardío que puede ser consumido hasta.. las 4 de la tarde? Pablo tenía ganas de irse, no podíamos reservar mesa para las 2pm y si nos íbamos a pasear y volvíamos corríamos el riesgo de quedarnos sin lugar. Es el tema de ir a los lugares que están de moda… siempre es difícil conseguir lugar y  uno se siente frustrado y fastidiado; sentarse a comer con esa onda, es casi un fail asegurado. P. entonces propuso buscar otro lugar , y yo le dije que si para las 2 no encontrábamos nada que nos convenciera, volviéramos, total dejábamos la moto en la esquina. Nos fuimos caminando hasta el Mercado de Roma, para ver si conseguíamos harina de almendras para cocinar un flatbread de brócoli a la tarde, pero nada nos llamó la atención de las cuadras que transitámos de ida y vuelta y terminamos volviendo a Huset. Suerte para nosotros, una mesa había cancelado la reserva, así que nos pudieron sentar en el jardín central. Un día algo caluroso para comer tan al rayo del sol, pero sufrimos más por los mozos que tenian como uniforme una camisa de manga larga de franela, delantal de jean y pantalón largo. Nosotros, instalados bajo la sombrilla, y rodeados de verde y el sonido de los pasos sobre el suelo de piedritas, disfrutamos de un almuerzo que nos sorprendió, conquistó y valió cada centavo.

Huset (Cocina de Campo)

Dirección: Colima 256, Cuauhtemoc, Roma Nte., 06700 Ciudad de México, D.F.

El Lugar: 

El espacio principal de Huset, es un patio/jardin central interno con mesas de madera, sombrillas, piso de piedritas y mucho verde. Un espacio tranquilo, silencioso, muy bonito donde se respira paz y calma. Subiendo unas escaleras, hay un salón adentro y un bar, ambos espacios muy bien decorados, iluminados y armados para lucir espaciosos y modernos, casi despojado (todo lo contrario a la sensación de un restaurnte italiano o la vererda de un francés, donde las mesas están lo más juntas posibles para aprovechar cada centímetro libre). Los mozos están todos muy prolijamente vestidos en sus uniformes de pantalón largo, camisa a cuadros roja y negra de franela, y un bonito delantal de jean. Todos parecen conocer muy bien la carta y no temen hacer recomendaciones bastante conntundentes (y poco común en México).

La Comida:

“Cocina de campo” es la frase que describe el estilo de cocina. Creo que la descripción no le hace del todo justicia. Yo pienso en cocina de campo y me imagino asado, pollo al disco de arado, cocina de naturaleza… y sin bien en Huset hay parte de eso, hay sartenes, ollas y cazuelas de hierro, platos de barro y una cosa como orgánica, la cocina de campo según Huset es una cocina de temporada bastante más elaborada, casi sofisticada, con productos locales, frescos que emula la recolección y la cosecha.

No tienen una carta extensa ni llena de miles de opciones, pero por lo menos a mi, todo lo que había en el menú, me pedía probarlo (P. no estaba tan convencido, y de hecho le costó tomar una decisión). Para arrancar hay ensaladas, tiraditos, pizza, ñoquis y pulpo. Todos platos construidos con atención. Como entradas protagonizan los pescados y algunas carnes a la leña.

Arrancamos con una Burrata con Tomate y Elote. Y cuando uno pide burrata, qué piensa que llega a la mesa? un colchoncito de hojas de rúcula, una burrata gorda, rebozante y bañada con un chorrito de oliva y pimienta, rodeada de unos tomatitos cherry, verdad? Pues no, nada que nada que ver. Es cierto que no preguntamos, pero tanto más linda fue la sorpresa, cuando llegó una ollita de hierro, muy muy caliente, y centro venia una especie de salsa preparada con cebollita, elote y aceite de oliva picantito, algunos conglomerados de mini burrata semi derretida, y tomates cherry rostizados con toques caramelizados y tintes todavía de frescura. Un pan de focaccia gordo y esponjoso nos hizo casi reventar la balanza de las calorías, pero cada bocado pedía otro más. Una salsa entre picante, untuosa, fresca, el justo de salado, el dulzón de los tomates.. un gran comienzo para una comida. Una bomba, pero espectacular. Pablo siguió con una pizza de alcachofas con queso queddar añejo. La masa estaba bien, pero sin dudas el héroe del plato eran esos corazones de alcaucil perfectamente cocidos y sazonados. Yo ordené un Róbalo a la leña con salsa verde, que tenía el sazón perfecto. Un toque picantito, el fresco del cilantro, el aroma en la boca de la leña y un pescado increiblemente blanco y cocido a la perfección. No llegamos al postre porque no entraba nada más, pero me quedé con las ganas de probar la tarta de frambuesa con helado de albahaca y limón. Será la próxima.

Las Bebidas:

Tienen una carta de tragos que parece bastante interesante, y vino por copeo y en botella que no nos animamos a pedir por andar en dos ruedas. Lo que probamos, unos cocktails sin alcohol, no fueron nada super especial. Mi “soda valenciana” que proponía agua tónica con sirop, menta, albahaca, naranja y otros cítricos, tenía más gusto a gin tonic sin gin que otra cosa. Pablo pidió un “trago de verano” que era una especie de té de frutos rojos con algún agregado que me hacía pensar en estar tomando un vaso de perfume. No like.

$$

Con todo y propina, gastamos $650 para los dos. No comimos postre ni tomamos alcohol, pero nos fuimos muy satisfechos con la comida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *