FOOD

photos and travel
Semana de workshop y el equipo regional completo de visita por México. Reuniones, cenas, días muy largos; y un necesario fin de semana de descanso y disfrutar de la casa sin tener que mover cosas y cajas. Hace sólo una semana que nos mudamos? Cómo es posible que se sienta que hace tanto más llegaba el camión de la mudanza y envolvía la tele con papel film como si fuese una valija en el aeropuerto? Como es que de a ratos parece como si estuviésemos acá hace años y al mismo tiempo, de a momentos el cuarto todavía se siente como una habitación de hotel?... Contrastes, y las primeras patas de las gatas dejan sus huellitas en la pared (y que ganas de matarlas). 

Tras un día de fiaca y disfrutar estar en casa, a la noche estrenamos departamento con amigos y pizzas caseras y la pasamos muy bien. Ya estrenamos la cocina con receta de Cookie Sundays, y si les interesa, les enseño a hacer tostadas de ceviche de atún (y como se que no es fácil para ustedes conseguir atún fresco, tengan en cuenta que pueden reemplazar el atún por cualquier pescado blanco sin ningún problema). Pero paciencia que la receta saldrá a mitad de semana porque todavía no termina la saga de jugos y licuados, y esta semana les propongo un jugo naranja de papaya zanahoria de naranja que se podría convertir en uno de mis jugos matutinos favoritos. 
Hoy que el día no está tan gris como ayer, y que ya tuvimos un día bastante tranquilo y quienes me conoces saben bien que mi naturaleza inquieta no me permite bancarme mucho tiempo sin hacer nada, extraño el gimnasio y la pileta, poder ir a sentarnos a leer un rato con mate al aire libre, chapuzón cuando hacer calor, quemar energías en la cinta mirando un capítulo de Masterchef antes de almorzar. También podríamos bajar a leer al parque a ver qué tal. No es mala idea, tal vez en un rato. Tal vez más tarde cine. Hormigas en la cola y no bancarse no tener nada para hacer. 

Ayer en el supermercado volví a ver pan de muertos  (aunque falta todavía bastante para el día de muertos); al verlos me recorrió una especie de nostalgia, volver a encontrarme con esas cosas que me recibieron a mi llegada a México. Falta todavía que se vistan los supermercados con canastos gigantes de calabaza y todavía es un poco temprano para empezar a decir "a dónde se nos fue el año?" pero aunque ni yo me lo crea, estamos a sólo 9 semanas de cumplir las primeras 52 semanas en México (y poco más de 10 para cumplir mis 30! pero mejor no toquemos ese tema, de cumplir treinta). Podríamos pronto hacer un recap de todas las observaciones y aprendizajes de nuestro amado México y los descubrimientos de un primer año en el De Efe, tal vez, pronto, por ahora sólo se me ocurre contarles que incluso después de meses y meses de enfrentarme a lo mismo, todavía me llamada la atención lo raro que caminan los defeños por las calles. Creo, que caminan igual que lo mal que manejan. Es extraño, es como si tuviesen un sensor en la nuca que los hace hacer exactamente lo contrario a lo que deberían hacer si presienten que alguien camina detrás suyo y quiere pasarlos. Van caminando relativamente derecho, lento, por supuesto, y en cuanto uno se direcciona levemente hacia un lado para pasarlos, cambian su dirección y empiezan a caminar casi en diagonal, y aunque no sea más que un sutil cambio, interrumpe el avance del que está detrás. Me cuesta explicarlo en palabras, pero parece joda que cada vez que querés pasar a un peatón que camina delante tuyo, es como si inconscientemente no quieren que eso suceda entonces se acomodan para no dejarte pasar. Les juro que no es paranoia, me ha pasado TANTAS veces.  
Creo que eso es todo por hoy. Les mando besos, abrazos y excelente semana para todos! 




Un licuado lleno de color y super energizante. Para desayunar o cortar el día con algo rico, éste licuado está a punto de convertirse en uno de mis favoritos. A diferencia de otros licuados que están listos al instante, a este dale un ratito más de tiempo en la licuadora para que se unan todos los ingredientes, especialmente la zanahoria que al estar cruda tarda un poco en integrarse de manera homogénea y sin dejar rastros duros, pero con un poquito de paciencia vas a ver que valdrá la pena la espera. La textura del licuado queda suave, medio espesito y lleno lleno de sabor. 1, 2, 3 y derchito a la licuadora. Mientras se prepara el licuado, qué tal tostar pan para prepararte un sambuchito de queso manchego con aguacate? 

Licuado Naranja
(rinde un vaso grande)

Ingredientes
-1/2 taza de papaya
-1/2 taza de zanahoria
-1/2 vaso de jugo de naranja
-2 cubitos de hielo

Preparación
-Colocar todos los ingredientes en la licuadora durante 1 o 2 minutos, o hasta que queden todos los ingredientes bien integrados. 
·Tipsabías que podés congelar las frutas y verduras y tenerlas listas para ir derecho a la licuadora? Lavalas, cortalas y metelas en un ziploc en el freezer. Tené en cuenta que si usas fruta congelada, no vas a necesitar usar hielo, pero te conviene agregarle un poco más de líquido que lo habitual para lograr la consistencia perfecta. 









Fin de semana de mudanza, de comer tacos, sambuchitos, papas fritas y porquerias sin parar. De cansancio corporal y mental pero felicidad de estar mudados. De visitas en el DF con tragos por La Condesa, de despertarnos por primera vez tan cerca de las 10 am, porque aunque sea domingo casi siempre madrugamos para aprovechar el día. Lunes que amerita un licuado super power detox para arrancar la semana, como dicen mis amigos chilangos "a toda madre". Semana dos de la saga licuados, y lo que me doy cuenta es que no tengo idea cómo voy a hacer para elegir sólo cuatro. Cuando compramos la licuadora hace meses, la verdad, dudé, pensé que no la iba a usar tanto, que en Buenos Aires había tenido una licuadora que juntaba polvo la mayor parte del tiempo, y ocupar parte del poco espacio de alacena se sentia un poco como un capricho, pero capricho o no, fue comprada (en realidad regalada), y es sin dudarlo uno de los gadgets de cocina que más uso, y cuanto más la uso, más la quiero usar. Siempre hay alguna combinación nueva para probar, sólo pensando en jugo verde ser me ocurren infinitas posibilidades con espinaca, nopal, piña, manzana, limón, apio, pepino, menta, perejil, aguacate... pero como la semana pasada estrenamos el detox con un jugo verde, no quería repetir (aunque ya volveré con más ideas de jugos verdes). Fui al super en busca de inspiración y volví con un chango lleno de ingredientes. Hice varias variantes en la semana, y opté por compartirles un licuado rosa, de piña (o ananá), fresas (o frutilas) y arándanos (o arándanos jeje). Arrancá la semana con este licuado ganador, y si no te convence, esperá que la semana que viene seguro se viene un smoothie naranja! 

Licuado de fresa y piña con arándanos 
(rinde 2 vasos)
Ingredientes
-1 taza de fresas
-1/2 taza de piña
-1/2 taza de arándanos
-4 cubos grandes de hielo
-1/2 taza de jugo de naranja
-2 cdas de yogur griego o natural
-opcional: 1 cdita de miel y jengibre.

Preparación
-Colocar todos los ingredientes en una licuadora, y licuar durante 1 o 2 minutos, hasta que se unan todos los ingredientes. Si querés ver la receta en video hace click acá. 



Fin de semana de mudanza, de tacos, sambuchitos, hamburguesas con papas fritas entre cajas, valijas y bolsas por todas partes. De cansancio corporal y mental pero felicidad de estar mudados. De visitas en el DF con tragos por La Condesa con amigos y despertarnos por primera vez en meses cerca de las 10 am, porque aunque sea domingo casi siempre madrugamos para aprovechar el día, pero hoy el cuerpo agotado pide dormir un rato más en el nuevo cuarto con sus ventanales gigantes y black outs que nos hacen sentir en una habitación de hotel. 


Levantarse con fiaca y desayunar por primera vez en el living nuevo donde la mesa es protagonista absoluta, que ya no es el mismo ambiente que la sala de la tele, pero donde se acomodó sin quejarse la lámpara que antes iluminó el sillón; los libros cocina encontraron estantes y el resto piden una biblioteca pronto, aunque no se quejan en el cuarto de la tele (que se convertiría en el cuarto de las visitas en caso las hubiera). Recién mudados pero ya tenemos internet, teléfono, cable y hasta algún cuadro, imanes y reloj colgados en su lugar. Las valijas felizmente guardadas en un placard y nosotros contentos de no tener que esconderlas detrás del sillón. Ya vimos tele en la cama y estrenamos heladera y lavarropas. Todo limpio, nuevo, sin usar y al mismo tiempo ya se siente como estar en casa. Las gatas todavía huelen todo y les cortamos las uñas para que no se enganchen con la alfombra; imaginamos se sienten un poco como nosotros, que ven cosas de siempre, y mucho mucho nuevo, y es una sensación extraña pero disfrutable. Comparar y encontras las cosas lindas, como bañarse con luz natural, una ventana y una presión de ducha que te hace querer no salir nunca más. Estando cerca pero no exactamente en la misma dirección, también descubrimos nuevos horizontes y ángulos de las motañas. También volvimos a Costco y llenamos las alacenas, compramos soluciones prácticas para ordenar cada rincón y que todo se vea bonito, y hasta compramos una tele. Estamos mudadísimos, y se siente muy bien. 
Y creo que eso es más que suficiente para contar. Hay receta nueva de licuado en Cookie Sundays, ésta vez es rosa, y ya de lo último con ese fondo de cocina, y si lo quieren probar, acá esta la receta. Por acá nos vamos a acomodar en el cuarto de la tele a terminar el domingo con mate y bizcochitos. 
Besos, abrazos, y hasta la próxima!














Es oficial: nos mudamos. Firmamos contrato, nos entregaron las llaves, y durante la próxima semana que tenemos ambos departamentos vamos a ir mudándonos de a poco. Desde el viernes ya empezamos a transportar algunas cositas; ropa, sábanas, toallas, elementos de cocina menos usados, y entre viajes y valijas, midiendo, decorando con la imaginación y vistiendo el departamento. El fin de semana que viene llamaremos a la mudadora para que traslade los muebles. También ya empezamos con algunas compras como microondas, perchas y accesorios varios del hogar, y el martes nos entregan heladera y lavasecadora. Amor eterno por Bed Bath & Beyond y aplausos para su team de display que hace que quieras llevarte absolutamente todo lo que tienen. Volvimos a casa con pavadas que no necesitamos pero qué lindo que es comprar esas tonterías.
En la batalla del nuevo vs el viejo (departamento), ganamos cochera, un baño y un cuarto extra; perdemos la pileta y el gimnasio. Lo que más nos convenció fue el baño con luz natural, los placares y el segundo cuarto para poder recibir visitas sin que tengan que dormir
en el living. En cuanto a la ubicación, nos mudamos literalmente a 450 metros de donde estamos hoy, así que seguimos caminando al trabajo. Creo que más allá de la pileta y el gimansio (que nos da pena perder), lo que más voy a sufrir es alejarme de la Comer. Abajo en el complejo tenemos farmacia, superama, starbucks, veterinaria, peluqueria y varios restaurantes. Pero el Superama no le llega a los talones a mi amada Comercial Mexicana. Pero bueno, realmente sólo estamos una cuadra más lejos, así que, who cares? 
Y hablando de supemercado, el otro día me di cuenta, extraño las calabazas. Es un statement un poco raro? sin dudas. Pero es muy notorio que realmente acá la oferta de frutas y verduras cambia muchísimo con las estaciones. En Buenos Aires tenés zapallo anco todo el año, si no te encontrás con zapallitos, zapallo japonés o zucchini en cada verduleria. En México, cuando llegamos a finales de Octubre, todo era Calabaza y Chiles en Nogada; hoy en el supemercado no encontrás ni de casualidad más que un zucchini medio mustio. No se si aplaudo la estacionalidad, o me pregunto si acá la globalización no llegó a todas partes? 

En Cookie Sundays, hoy empezó un mes de recetas detox, con jugos y licuados sanos y energizantes todos los lunes para arrancar la semana. El primera de la edición es un jugo verde con espinaca, kiwi, manzana verde y naranja; que suena un poco extraño pero les aseguro que es riquísimo. Ya está la videoreceta acá. De nuevo mi cara de incomodidad presenta la saga licuados. 

Por lo demás, sin grandes novedades. Durante la semana tocó salir del escritorio para recorrer las calles de un tianguis para reclutar gente para la marca, experiencia bizarra si las hay... Fuimos al cine a ver los 4 fantásticos, y les recomiendo no tirar la plata salvo que tengan demasiadas ganas de comer palomitas... y se renuevan las ganas de tener auto (más ahora que vamos a tener cochera en el edificio). 

Mando fotos, besos y abrazos para todos! Prueben el jugo verde, no se van a arrepentir.



Espinaca, manzana, kiwi y jugo de naranja; un jugo verde desintoxicante para arrancar la semana lleno de energía. Si te pasaste, como yo, el fin de semana comiendo porquerías y necesitás arrancar el lunes con energía, pero también sintiéndote sano, fresco y renovado, éste es el jugo para vos. Empezamos una saga de lunes desintoxicante. Durante el próximo mes, todos los lunes se vienen recetas de  smoothies, jugos y licuados para que empieces la semana a puro detox.

Jugo Verde
(rinde 2 vasos)
Ingredientes
-1 puñado de espinaca fresca
-1 kiwi
-1 manzana verde
-1/2 vaso de jugo de naranja
-4 cubos grandes de hielo

 Preparación
-Pelá la fruta y cortala en cubitos
-En una licuadora colocar primero espinaca, manzana, kiwi, hielo y el jugo de naranja
-Licuar por 1 o 2 minutos o hasta que se integren todos los ingredientes.
*Si le cuesta trabajo a la licuadora, agregale un chorrito de agua fría.

Si querés ver la receta en video hacé click acá.






Dicen por ahí que comer rico hace bien....a mí, comer rico me hace MUY bien, me pone de buen humor, me da energías, me saca una sonrisa. Créanme que no me quieren cruzar por la calle un día que salgo sin desayunar de mi casa, o que a la fuerza me toca saltearme el almuerzo o comer una quesadilla al paso porque me pasé el día de reunión en reunión. Y cuando encima comer rico es comer lo que hace uno, que prepara mientras canta fuerte y se pasea bailoteando por la cocina, mejor aún. No voy a negar que a veces no tengo tiempo ni ganas de pasarme horas en la cocina, a veces quiero algo fácil, simple, que me saque del apuro, dios salve a los omelettes, ensaladas y sándwiches para esas oportunidades...pero otras veces, uno tiene ganas de pensar, preparar, comprar, cortar, picar, cranear lo que va a comer.
Últimamente, los viernes se han convertido en uno de mis días favoritos para cocinar y dedicarle un rato largo a la cocina. Como salgo temprano de la oficina, llego a la hora perfecta para cocinarme un almuerzo bastante tardío, pero comer con placer, disfrutando del acto más que sacándomelo de encima para seguir trabajando. Paso por el super de camino a casa, compro todos los ingredientes que necesito, y llego directo a tablas y cuchillos.

Tostadas de pollo mechado
Ingredientes
-2 pechugas de pollo
-1 cubito de caldo
-1 tetra de puré de tomate
-agua c/n
-sal y pimienta a gusto

Para la salsa
-1/2 cebolla.
-1 tomate
-1 puñado de perjil
-1/2 limón
-sal y pimienta c/n

Para armar las tostadas
-Tostadas de maíz
-Salsa agria o crema batida con limón.

Preparación
-Colocar en una cacerola: 2 pechugas, tomate, caldo, sal, pimienta y agua hasta cubrir. Llevar a fuego alto hasta que hierva, y luego bajar a fuego medio y cocinar tapado durante 30"
-Luego de los 30 minutos, sacar las pechugas y desmechar el pollo con la ayuda de un tenedor. Volver al fuego destapado, y cocinar haste que evapore el líquido, el pollo absorba la salsa y tome consistencia (unos 15 o 20 minutos más).
-Para la salsa: picar media cebolla y un tomate en cubos pequeños. Agregar perejil picado, y condimentar con sal, pimienta, limón y opcional un as gotitas de salsa picante
-Armado: tostada de maíz, pollo desmechado, salsa y una cucharada de crema ácida.

Si querés ver la receta en video, hacé click acá








Domingo, 5.30pm, gris, lluvia, sillón y esa sensación de que de nuevo se termina el fin de semana. Ya estarán cansados de escuchar que llueve, no? Y si, ya conté muchas veces que en México llueve, pero les conté alguna vez que en el DF nunca llueve a la mañana? Esa sensación de despertar, mirar por la ventana, ver que el cielo se desarma en lágrimas y truenos y cómo hago para juntar fuerzas y salir?... acá no pasa. Sabés que va a llover, que en algún momento del día estás propenso a mojarte, pero no amanece lloviendo, casi, casi nunca, y es raro darse cuenta de esas pequeñas diferencias climáticas. 

Esta vida Mexicana: En Agosto hay promociones en todas partes, Julio regalado,  se llama, aunque arranca en Junio y termina con mayor fuerza en Agosto, y no tenemos claro el por qué de la cuestión, salvo que es verano, que no se me hace suficiente razón para regalar nada, ni tampoco estamos convencidos de cuándo es el mejor momento de las ofertas. Por ahora, lo que se ve, sobre todo en el super mercado, son demasiados carteles de rebajas de 3x2, es decir que tampoco las ofertas son TAN geniales, y se me hace que como consumidores somos tan tontos..., o demasiado vulnerables ante cualquier mención de ofertas. En la misma semana, vimos en la cola del super gente comprando cantidades industriales de gelatina, 40 cajas de cereal, 1000 rollos de papel higiénico, y pañales para una horda de bebés. Asombrados con el espacio de guardado que debe tener la gente que compra en esas cantidades, nos preguntamos si era o no posible armar una pelopincho de gelatina, si resistiría el impacto. No lo encontramos en Myth Busters, así que tenemos propuesta para el programa, una excusa para volver a producirlo. 


Cinesemana: mantenemos firme nuestro amor por las palomitas y fuimos a ver Pixels, una película que definitivamente no era para mí. Pacman ameazando el fin del mundo y Adam Sandler como heroe de nuestro planeta?  

Hightlights del fin de semana citadino: Sábado de nuevo con auto, paseo por La Roma y almuerzo en Belmondo, uno de los lugares recomendados en las guias chilangas en los últimos meses. A diferencia del efecto Palermitano, donde la gran mayoría de los lugares que se ponen de moda son muy lindos pero la comida es... masomenos; en general, no siempre, pero en general, acá cuando nos aventuramos a un lugar recomendado, la comida no defrauda, y nos seguimos alegrando con la excelencia gastronómica de la ciudad. Ensalada de pollo al curry, hamburguesas y agua de mango y fresa. El tema de las aguas del día es algo lindo de México, tambien. No hay restaurante de la ciudad que no ofrezca con orgullo un agua fresca y casi siempre rica. Por la tarde silloneamos, empezamos libro nuevo, terminamos la tercera temporada de Vikings, nos pusimos al día con Masterchef y coronamos cocinando quiche de hongos y empezando serie nueva (me pregunto cuántas horas le he dedicado de mi vida al entretenimiento audiovisual, y asusta). 

Domingo anduvimos de anfitriones con amigos músicos que estaban sólo unas horas por acá y los llevamos a pasear y comprar chucherias a La Ciudadela y terminamos comiendo Tacos al Pastor en El Fogonazo antes de enfrentar el tránsito loco hasta Benito Juarez. Nosotros tambien compramos una jarra y una manta nueva para el sillón. 

Esta semana por vez primera, muestro la cara en el video de Cookie Sundays. Solo hago una mini introducción para luego retornar a las manos mágicas, pero aunque sea una intervención chiquita, para mi es todo un momento... me ha pasado tener que verme en algunas oportunidades anteriores para un programa como host, pero acá, tener que auto-editarme, es más difícil. Vamos a ver si me animo a seguir por este camino... por ahora, acá estamos, presentando tostadas de pollo mechado. No se rían de mí, y definitivamente pongan en práctica la receta. 

Me despido por hoy. Será hasta la semana que viene! Beso y abrazos para todos por allá, espero que se estén manteniendo abrigados. 

Tras un fin de semana de excursiones por pizzerias, nuevas hamburguesas, taquitos, palomitas y otras porquerías, el domingo de verano en la pileta me pidió algo de vida verde, y salí de excursión al supermercado en busca de ingredientes que me inspirararn a un lunes más sano pero igual de rico que mi fin de semana. Para mi felicidad, había tantas opciones que fue dificil decidir, me armé de frutillas, papaya, mangos, piña, bananas, arándanos y frutos secos varios...
Para variar un poco mi clásico licuado matutino de frutillas con papaya, elegí cambiar fresas por arándanos, y como no encontré ricas naranjas para agregarle un toque cítrico, se me ocurrió reemplazar con un té helado de durazno que tenía en la heladera. Ya sea para arrancar la mañana lleno de energía, o cortar la tarde con un licuado bien antioxidante, este licuado se va a convertir en uno de mis mejores amigos, y si te animás, te aseguro que también uno de los tuyos. Sano, llenador, y sobretodo, muy rico, para cualquier momento del día.

Licuado de Papaya 
(con arándanos, yogur griego y té helado)

Ingredientes
-1 taza de papaya
-1/2 taza de arándanos
-3 cdas de yogur griego
-4 cubos de hielo grande
-1/2 taza de té helado de limón o durazno
-1 cda de azúcar rubia

Preparación
-Colocar todos los ingredientes en una licuadora, licuar durante un minuto o hasta que quede una mezcla bien suave y homogénea.
*tip: cuando uses la licuadora, siempr es importante que pongas abajo ingredientes que sean fáciles de licuar, nunca pongas primero el hielo, o le darás más trabajo a la licuadora - salvo que tengas una super vitamix ;) 

Si querés ver la receta en video, hacé click acá



Previous PostOlder Posts Home